REFLEXIÓN NAVIDEÑA 2020

Esta es una navidad especial. Para bien y para mal.

Es una navidad en la que aún sufrimos los efectos de la pandemia.

Es una navidad en la que faltarán algunas personas que estuvieron el año pasado.

Es una navidad en la que quizá no podamos estar tan cerca físicamente de aquellos que queremos.

Es una navidad en la que la economía no está en su mejor momento.

La ventaja es que, a fin de cuentas, es navidad. Y lo importante no resulta afectado. Es más, quizá nos sirva para realzar todavía más el significado esencial de la navidad.

El nacimiento de nuestro salvador, el Hijo de Dios.

La primera navidad tampoco estuvo llena de grandes multitudes. De hecho solo estuvieron María y José. Probablemente un burro y un buey por ahí. Después llegaron unos cuantos pastores. Para adorar al rey del universo.

Tampoco hubo regalos costosos ni festejos grandes.

Pero lo importante sucedió. Que Dios se encarnó, se hizo hombre y quiso hacerse hombre perfecto. Quiso nacer en la pobreza y hasta cierto punto en la soledad. Nació Dios … y el mundo no se dio cuenta. Nació en Belén, que hasta la fecha es un pueblo sencillo y pobre.

Para comprendernos. Para demostrarnos que solo viene por amor. Que no tiene otro motivo.

Quiso humillarse: “se anonadó a sí mismo tomando la forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y, mostrándose igual que los demás hombres” (Flp 2,6). Y lo hizo no solo haciéndose hombre sino haciéndose niño. Pasando frío. Mojando pañales. Llorando.

¿Por qué quisiste pasar por esto? podríamos preguntarle a Jesús. ¿Para qué? ¿No habría sido mejor nacer en Roma? ¿llamando la atención de la humanidad, de esa humanidad que venías a salvar? ¿no habría sido mejor nacer en un palacio por tu condición divina?

Pero Jesús lo hace porque así nos entiende. Nadie puede decirle a Jesús “tú no sabes lo que es…”. Porque sí lo sabe.

Y también, lo hizo así para que nos acerquemos a él.

Dios se hace pequeño para que no tengamos miedo tampoco a acercarnos. En otras condiciones quizá se nos haría inaccesible. Inalcanzable. Demasiado sublime para nuestra condición sencilla, pecadora o miserable. Pero Jesús viene a salvarnos. Viene a redimirnos de la esclavitud del pecado. Viene por amor.

Decía San Josemaría “Jesús-niño, Jesús-adolescente: me gusta verte así, Señor, porque… me atrevo a más. Me gusta verte chiquitín, como desamparado, para hacerme la ilusión de que me necesitas” (Forja 301).

En esta navidad no tengas miedo de acercarte a Jesús. No quiere discursos, grandes regalos, ni grandes multitudes. Quiere lo que quieren los niños, porque es niño: cariño, ternura y amor.

Nos dice el Papa en un reciente documento sobre San José: “Muchas veces pensamos que Dios se basa sólo en la parte buena y vencedora de nosotros, cuando en realidad la mayoría de sus designios se realizan a través y a pesar de nuestra debilidad (…)  Sólo la ternura nos salvará de la obra del Acusador (cf. Ap 12,10). Por esta razón es importante encontrarnos con la Misericordia de Dios, especialmente en el sacramento de la Reconciliación, teniendo una experiencia de verdad y ternura” (Patris Corde, 2).

Acojamos la invitación del Santo Padre a acercarnos a Jesús en la ternura. Nada inspira más ternura que un niño pequeño, recién nacido. Este es un modo de acercarse a Dios en navidad. Para dejarnos salvar y redimir.

Para esto nos ayudarán María y José. ¿Cómo te recibirían en el portal de Belén si fueras a ver al niño? Seguramente hasta te dejarían cogerlo en tus brazos. Esto no es una consideración sentimental. Es vida interior. Haz la prueba. Diles: María y José, muéstrame a Jesús, y enséñame a quererlo.

P. Tadeo López

14 de diciembre de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .