El desarme de la población dentro del plan de seguridad ciudadana

El presidente Luis Abina­der presentó ayer la pri­mera fase de su Plan de Seguridad Ciudadana, con el que promete bajar el índice de criminalidad en el país.

El principal factor de esa primera fase anunciada se­rá la aplicación de un plan de desarme de la pobla­ción a partir del 6 de abril de este año, con un progra­ma de recompras de armas ilegales en manos civiles, para reducir las muertes y la violencia.

Para ello establece un plan de incen­tivos, tanto eco­nómicos como cupones, para canjear ar­mas en esta­blecimientos comerciales y otros lugares.

La intención del actual je­fe de Estado parece ser qui­tar la mayor cantidad de armas de fuego a la pobla­ción civil y de esa forma re­ducir los crímenes a mano armada, sin embargo, esa estrategia no ha dado re­sultado en los pasados go­biernos.

Leonel en 1996
Durante su primer manda­to, Leonel Fernández y el entonces secretario de In­terior y Policía, Norge Bote­llo, se enfrascaron en des­armar a la población civil con la idea de reducir los asaltos y atracos.

De acuerdo con las pu­blicaciones de los me­dios de comunicación de esa época, entre ellos el vespertino Última Hora, entre 1997 y el año 2000 se gestionaron varios planes en procura de recuperar todas las armas posibles.

A partir de ese momento todos los mandatarios han aplicado y fallado en apli­car esa estrategia, mientras con el pasar de los años el tema de la inseguridad ciu­dadana parece ser “el pro­blema de nunca acabar”.

Hipólito en el 2000
El siguiente en intentarlo fue Hipólito Mejía, quien a pesar de que nunca imple­mentó un plan de seguridad ciudadana per se, sí prome­tió enfrentar la delincuencia y garantizó paz en el país.

“Le pondré particular aten­ción a la institucionalización de nuestras Fuerzas Arma­das y la Policía Nacional co­mo garantes de la soberanía, el orden público y la segu­ridad ciudadana”, fue lo ex­presado por el presidente en esa ocasión.

Barrio Seguro en 2005
Leonel Fernández, quien le siguió en el ejercicio del po­der, retornó declarando co­mo prioridad nacional la ejecución del Plan de Seguri­dad Ciudadana, que contaba entre sus objetivos prevenir, conjurar y minimizar los de­litos al igual de una reforma en la Policía Nacional.

Para la activación de ese plan se gestionó un préstamo pa­ra la compra de unidades motorizadas para la Policía Nacional, además de com­putadoras y laboratorios científicos.

El principal componente fue el programa Barrio Seguro, lanzado en agosto del 2005, comenzando con la inter­vención del barrio Capotillo y luego se extendió a otros sectores marginados de la parte norte del Distrito Na­cional, Santiago, San Cristó­bal e Higüey.

Eso implicó la capacitación de 2,000 agentes y oficiales para realizar labores en los sectores, a fin de prevenir el crimen, en coordinador con líderes comunitarios y orga­nizaciones sociales.

Danilo también
En marzo del 2013, el enton­ces presidente Danilo Medi­na presentó su plan de se­guridad ciudadana que fue denominado “Vivir Tranqui­lo”, con el propósito de en­frentar la criminalidad y lle­var seguridad a los barrios. Ese plan incluyó una refor­ma de la Policía Nacional, un plan de registro y con­trol de armas de fuego, la instalación de 2,000 cáma­ras de vigilancia, creación de un sistema tecnológi­co para procesar informa­ción sobre criminalidad y la incorporación de 12,000 agentes en los cuatro años de funcionamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .