El Ébano Verde es un atractivo del Parque Nacional Valle Nuevo

SANTO DOMINGO.-El ébano verde (magnolia pallescens) no solo resalta entre los pajones del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo), sino que restauran suelos devastados, prosperan en elevaciones por encima de los mil 300 a dos mil metros y se da de forma silvestre.

Esta especie endémica de la isla y que forma parte de atractivos de esta reserva natural, al igual que los helechos son plantas muy primitivas que datan desde los tiempos de los dinosaurios (hace 225 millones de años atrás).

“Se dan en Los Cazabitos, en la Reserva Científica Ébano Verde, Constanza; en Las Neblinas y también hay otras en la zona de Baní y en la Loma Los Rodríguez (La dominguéense), y la Ámori) en Bahoruco Oriental”, especificó Rolando Sanó, encargado de la División de Flora del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Las referidas plantas ornamentales germinan por semillas en bosques nublados como el entorno de Valle Nuevo, lugar considerado “la madre de las aguas”, porque allí nacen importantes fuentes acuíferas, externó Sanó

Otras especies
Al margen de la importancia para la preservación del agua y la belleza de sus bosques nublados, Valle Nuevo posee una biodiversidad única en el Caribe.

En el parque se han encontrado 531 especies de plantas, de las cuales 138 son endémicas de la isla Hispaniola como el ébano verde, pinares, (Pinus occidentales); bosques del nublado del Mechecito y el Pichón que son palos de vientos, y la cara de hombre (Haenianthus salicifolius), además de palmas y manglares.

Este parque fue creado como tal en 1996 y está ubicado en una meseta sobre los 2 mil 200 metros de elevación, siendo la altitud máxima los 2mil 842 metros de elevación del extinto volcán Alto de la Bandera, al suroeste de la Cordillera Central.

En lo relativo a la fauna, el entorno cuenta con 66 especies de aves, 48 de mariposas, 29 de reptiles y 17 de anfibios, como también se han reportado gatos y conejos silvestres, que se han propagado en el área de La Nevera y Sabana Quéliz y en cuanto a las aves endémicas, están la cigua palmera, además de reptiles y anfibios como los lagartos del género Anolis.

A fin de garantizar la categoría de área protegida, el Ministerio dio ayer un plazo de 100 días a quienes usufructúan el área con siembras agrícolas para que se retiren y desmantelen las infraestructuras y equipos relacionados con esa actividad y la pecuaria.

La idea es preservar la integridad del Parque en cumplimiento con la Constitución, la Ley 64-00 sobre Medio Ambiente y Ley 202-04 sectorial sobre Áreas Protegidas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.